Proyecto Alzacola

Proyecto Alzacola

El proyecto de promoción de la Biodiversidad tiene en la Fundación un protagonista claro con nombre propio, se llama Alzacola. Erythropygia galactotes, comúnmente conocido como alzacola rojizo o colitajara, es un ave de pequeño tamaño considerada visitante estival y reproductor en la Península Ibérica en el periodo comprendido entre mayo y septiembre. Inverna en el sur del Sáhara y se reproduce en la Península. Son aves filotrópicas que vuelven año tras año al lugar donde nacieron, de ahí la importancia de la conservación de los hábitas y de los cultivos donde desarrollan la reproducción y cría.

Su distribución mundial abarca países del mediterráneo excepto Italia y Francia. En la Península Ibérica ocupa la mitad sur. De forma generalizada, muchos de los núcleos reproductores históricos han ido desapareciendo las últimas décadas, pasando de ser una especie común y conocida por los agricultores a una especie casi “fantasma” en los cultivos. Nuestra comarca alberga uno de los núcleos de alzacola rojizo más importante de Andalucía.

Los trabajos previos nos han servido para detectar y contrastar la relevancia para la especie de esta zona, que junto con las comarcas de Trebujena y el Condado y alguna otra de Badajoz –todas ellas de clara raigambre vitivinícola y/o olivarera- son los últimos reductos viables de la especie en el mundo. Del mismo modo se ha detectado el interés en el proyecto de agricultores y productores de la comarca, así como de las administraciones públicas –ayuntamientos y Ministerio de Transición ecológica-, entidades de investigación y movimientos sociales.

El Proyecto Alzacola Rojizo se inicia conjuntamente con la asociación Harmusch y el grupo de anillamiento EPOPS y trabajará bajo enfoques social, biológico y económico. Sus objetivos principales son: incrementar el conocimiento sobre la biología del ave, establecer medidas de protección de la biodiversidad asociadas a las prácticas agrarias utilizando el alzacola rojizo como especie paraguas, implementar y fomentar acciones de custodia del territorio, elaborar una guía de buenas prácticas agrícolas existentes en nuestra zona como ejemplo para el territorio nacional, generar una marca de calidad ambiental asociado a los derivados de zona de alzacola y divulgar el binomio patrimonio natural/patrimonio vinícola como ejemplo de sostenibilidad ambiental.

Evidentemente se trata de un proyecto de alcance social amplio, que pretendemos afecte positivamente, no sólo al concreto sector productivo enmarcado en la Denominación de origen, y que implica a numerosos agentes –públicos y privados-, pero que favorecería el desarrollo de un sector cuyas perspectivas de mercado pasan por conferir un valor añadido a los productos de la zona y apertura de nuevos nichos de comercialización.

Como es ya de sobra conocido, los sitios web utilizan cookies para una mejor experiencia de usuario. Nosotros no somos una excepción. Si continúa navegando, está aceptando expresamente las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies